#

27/septiembre/2012

España es el quinto país de la UE con mayor número de científicos e ingenieros

Según el informe de Competitividad Global 2012-2013, publicado por el Foro Económico Mundial de Davos. A nivel mundial, está en el puesto 18. Finlandia es la primera del mundo.

A Finlandia le siguen, por este orden y entre los países de la UE, Suecia, Grecia y Reino Unido. Por detrás de España hay países como Irlanda (7º puesto), Francia (8º puesto), Alemania (13ª posición) o Italia (15º en el ranking) aunque, en el ranking mundial, estos países ostentan los puestos 21º, 22º y 40º, de ahí la necesidad del país germano de contratar ingeneiros españoles. Los últimos cuatro puestos los ocupan Rumania, eslovenia, Bulgaria y Letonia.

España, apesar de su delicada situación macroeconómicqa y las dificultades bien conocidas de su sistema bancario, que restringe el acceso a la financiación para las empresas locales, se mantiene estable en la posición 36 del ranking de competitividad. Respecto a la importancia en instalaciones de infraestructuras de transporte, el país ocupa el puesto 10 y sigue beneficiándose de un buen uso de las TIC (posicionándose en el puesto 24).

También cuenta con una de las más altas tasas de educación terciaria de inscripción (puesto 18), que proporciona una gran cantidad de mano de obra cualificada que, bien motivada, podría ayudar al país a pasar de la necesitada transición económica hacia actividades con un mayor valor añadido. A pesar de estas fortalezas, la competitividad de España se ve obstaculizada por su macroeconómico desiquilibrio. Sus dificultades para frenar el déficit público (puesto 135º), que continúa agregando al público más deuda (posicionándolo en el 112º lugar), además de las dificultades graves de un segmento del sistema bancario (lo sitúa en el puesto 119), han dado como resultado en una falta de confianza en los mercados financieros y la capacidad del país para acceder a financiamiento asequible a la de los mercados internacionales.

Además, los mercados laborales de España siguen siendo demasiado rígidos (puesto 123º). La recientemente aprobación de reformas estructurales, tanto en el sistema de la banca como en el mercado laboral, deberían ayudar en el tratamiento de estas debilidades. Sin embargo, los recienets recortes en la investigación pública y la innovación, junto con las dificultades crecientes del sector privado en la obtención de la financiación de actividades de I+D, siguen refrenando la capacidad de las empresas locales para innovar (lugar 44º en el ranking de innovación), que será crucial para facilitar la transformación económica del país.

Fuente: Instituto de la Ingeniería de España / Foro Económico Mundial

sitemap

 

Compártelo