#

12/septiembre/2012

La eólica podría proporcionar la mitad de la electricidad mundial

Científicos de la Universidad de Stanford y la Universidad de Delaware (USA) han realizado un estudio por el que sería posible atender la mitad de la demanda mundial de electricidad con la fuerza del viento, produciendo un mínimo impacto climático.

Esta es la conclusión a la que han llegado Cristina Archer (Universidad de Delaware) y Mark Jacobson (Universidad de Stanford) tras calcular el máximo potencial de energía eólica en todo el mundo, teniendo en cuenta los efectos que tendrían las turbinas de viento sobre la temperatura de la superficie, el vapor de agua, así como la circulación atmosférica y otras consideraciones climáticas.

Archer y Jacobson han identificado el punto máximo potencial de la energía eólica para encontrar el punto de saturación donde la adición de más turbinas dejaría de aumentar la cantidad de energía. esto es, a medida que el número de turbinas eólicas aumenta, la cantidad de energía generada también aumenta proporcionalmente, pero alcanza un punto en el que decrece hasta que finalmente se aplana.

Según los investigadores, la demanda mundial de electricidad ronda los 18 TW. Si se cubriese toda la superficie terrestre y marina con molinos eólicos de 100 metros de altura, se contaría con una capacidad de 250 TW. Si, además, se instalasen turbinas a diez kilómetros de altura para cosechar las corrientes atmosféricas, se obtendrían 380 TW más.

Archer y Jacobson consideran que la instalación de 4 millones de turbinas producirían hasta 7,5 TW, potencia más que suficiente para alimentar la mitad de la demanda de energía mundial en 2030. También afirman que la difusión de los parques eólicos a nivel mundial en lugares con mucho viento aumentaría la eficiencia, minimizaría los costes, y reduciría el impacto sobre el medio ambiente en comparación con el embalaje de los mismos millones de turbinas en algunos lugares.

Por otro lado, los investigadores Kate Marvel, del Lawrence Livermore National Laboratory, Ben Kravitz y Ken Caldeira, del Carnegie Institution Department of Global Ecology (California), han llegado a la conclusión, tras una larga investigación, que sería posible extraer hasta 400 Teravatios (TW) de potencia del viento que sopla a pocos metros del suelo y más de 1.800 TW de turbinas suspendidas en el aire que aprovechasen las corrientes fuertes y continuas a grandes altitudes.

Fuentes: energías-renovables.com / UDaily

sitemap

 

Compártelo